No intentes atraparme, he aprendido a volar.

Hace un año hice una maleta. No tenía muy claro el destino ni la duración del viaje, pero la cargué de todo lo necesario en diferentes estaciones, climas, sentidos de ánimo y recuerdos. La llené de ganas, de ganas de mundo, de ganas de vida, de ganas de mí. Hace un año cogí un billete de ida esperando aprender un idioma y descubrí a una … Continúa leyendo No intentes atraparme, he aprendido a volar.