Queridos Reyes Magos: para que un día podamos volver a casa.

A sus majestades de Oriente:

Creo que es la primera vez que me dispongo a escribirles desde el extranjero, esto es meramente circunstancial ya que este año me ha tocado vivirlo aquí.

Como ya sabrán porque son magos y los magos lo saben todo, hace unos cuatro meses que llegué a Inglaterra deseando aprender el inglés y volverme un poco más mayor, más lista y más independiente. Podrán comprobar que la operación bilingüismo va viento en popa, como también lo van mis deseos por aprender y volver a casa con los míos.

Desde que llegué a Inglaterra no he tenido la necesidad de escribirles hasta ahora, y no es porque las fechas se aproximen (que también) sino porque quiero pedirles el deseo más grande de todos.

Sé que este año he sido buena. Buena trabajadora, buena curranta, buena hija, hermana y una excelente camarera. He sido buena y he aguantado muchas cosas, mejor dicho: he aprendido muchas cosas y quiero creer que estoy madurando. Quizás por eso me atrevo a escribirles esto:

Queridos Reyes Magos, las cosas tienen que cambiar.

No pretendo dármelas de Mahatma Gandhi, pero me gustaría algún día poder volver a casa y lo que he descubierto aquí me hace creer que realmente necesitamos un nuevo giro.

Cada día al llegar a casa, después de poner más de mil lavavajillas me IMG-20151211-WA0018distraigo con una pechuga congelada del M&S mientras veo los telediarios de mi país, y tengo ganas de llorar. La esperanza se divide en colores y el miedo en números infinitos con los que dorar paladares y agotar familias.

En mi caminar por Britishlandia he visto infinitos casos plantilla de “Españoles por el mundo”; parejas, familias, amigos, personas… todas llegan buscando el “sueño inglés. Llegamos a la Isla con el objetivo de hacernos más listos y buscarnos la vida y la vida la encontramos, pero el sueño… quedó lejos.

Paisanos soportando jornadas infinitas, condiciones dudablemente salubres, camas de alambre, miradas de asco y ganas de matar al no entender una pajolera palabra, soledad. Y entonces, cuando la morriña se aproxima a velocidad del último rayo de nube te acoges al recuerdo y abres los ojos.

Vengo de un país donde la vida se sale de los rincones, brota por las esquinas y sobresale de las ventanas y hay música en la calle.

Soy del lugar de los versos de Lope, las pasiones de Lorca, las descripciones de Cervantes, las locuras de Valle.

Provengo de los pliegues de Velázquez, los grises de Goya, el pino puente de Picasso, las noches en vela de Dalí.

Nací en la tierra de los trigos, los campos sembrados, las montañas nevadas y las llanuras con salidas al mar.

Crecí a base de tomates, naranjas, limones, jamón, chorizo, guisos de abuela y bandeja de turrones en Navidad.

Broto en los compases de guitarra, las rosas en la cabeza, los corpiños, los flecos, los rizos, los gritos de rellano y los chismes al desayunar.

Y moriré sabiendo que todo esto se llama riqueza.

¿Cómo siendo tan ricos, somos tan pobres?

¿Por qué nos da vergüenza decir que somos españoles?

Queridos Reyes Magos, en mi tierra hemos perdido el amor, no hay paciencia, no hay confianza. Y una tierra sin amor, paciencia y confianza no puede crecer, madurar, prosperar…

Queridos Reyes Magos hoy un inglés despreció nuestros compases de guitarra en bulerías y tuve que callar. Callé porque estoy aprendiendo a dislumbrar la ignorancia y aprender que esta es un don bastante común en la gente que teme abrir los ojos.

En este país no siempre aprecian España, no les agrada la invasión española que llega con el objetivo de aprender, nuestros gritos de rellano,las croquetas de “tupper ware” y los sentimientos “outloud”. Yo supongo que odiarán nuestra raíz, pero no la pulserita del todo incluído en un hotel de Tenerife, porque lo es, también es España.

¿Por qué iba a avergonzarme por reconocer que adoro todo esto y que me define por completo?

Si digo que amo a mi país, me tachan de facha. Si no lo defiendo siento que estoy dando la razón al inglés medio de chancleta y calcetín que viene a nuestras playas a ponerse hasta arriba de “paela” y disfrutar de nuestra vida, la misma que no tienen ellos a partir de las cinco de la tarde.

Podremos pasarlo mal, pero el sol sale por nuestra ventana cada mañana, y sólo llueve en los días de melancolía que aprovechamos para encerrarnos en casa con nuestra mantita de terciopelo.

Podremos estar a la cola de Europa, pero yo he visto más de una madre hacer malabares para llegar a fin de mes y además seguir cantando en las fiestas de un pueblo y se convierte en diosa.

Somos un país de super héroes, pero no nos dejan verlo, no podemos verlo.

Somos riqueza de alma, pero nuestros valores están muriendo.

Somos una N con sombrero, somos caricias en el Metro, somos frutas en la calle, somos tesoros y aún seguimos sin creerlo.

Queridos Reyes Magos de Oriente, aquí llega mi deseo: deseo amor en mi país, compromiso, despertares de pereza, confianza y respeto. Para que algún día podamos volver a casa y que nuestra casa siga existiendo.

 

Muchas gracias.

Atentamente.

 

Emma.

PD: Este año se van a poner hasta el culo de zanahorias, que el turrón me sale muy caro y el coñac en este país ya… ni lo cuento. ¡Besitos!

14 comentarios en “Queridos Reyes Magos: para que un día podamos volver a casa.

  1. Querida Emma:
    Tu post es precioso, y tu deseo aún más.
    Yo también soy extranjera. Pero en tu tierra. He conocido a lo largo de estos años gente hermosa que me recibe con los brazos abiertos, me dice que le encanta el Caribe de donde vengo y mi acento con “cadencia y sonido suave”.
    También he conocido a mucha gente que me considera ciudadana de segunda por mi costumbre de hacer de la C y la Z una S.
    Durante mucho tiempo me cabreé, pataleé, y hasta los llamé “gallegos de mierda”. Lo confieso.
    Luego iba de visita a mi tierra y veía con estupor como nosotros también despreciamos muchas veces al diferente, al que tiene otro acento solo por tenerlo, o rasgos distintos en el rostro. Me daba cuenta que era normal para muchos, y que incluso yo antes formaba parte de la práctica.
    Tuve que salir para verlo.
    Tuve que salir para darme cuenta de que así somos las personas, unas desprecian todo lo que sea diferente, otras lo abrazan. No sé por qué, pero forma parte de nuestra naturaleza.
    Con los años comprendí que no puedo cambiar esa realidad, y que si quería disfrutar las muchas cosas hermosas que tiene esta, tu tierra, debía concentrar mi energía en disfrutar esa gente que me recibe con los brazos abiertos.
    Pero si te digo algo: emigrar es una experiencia que deberíamos hacer todos algunas vez en la vida. Aunque eso ya tú lo sabes.
    Feliz Navidad con zanahorias!!!
    PD: ¿quieres que te envíe un turrón?

    Me gusta

    1. Querida Laura,
      Muchísimas gracias por tu comentario, tu feedback es precioso y creo que tienes toda la razón, esta experiencia vital debería ser obligatoria.
      Tu comentario me ha encantado, de veras.
      ¡Feliz Navidad!

      Pd: ¡me escapo unos días a casa, allí me pondré hasta arriba de turrón y jamón serrano! 🙂

      Me gusta

  2. Tu blog me parece super gracioso y bien escrito, enhorabuena! Escribes de manera sencilla, clara y amena 🙂 Entonces vives en Brighton? Yo viví allí dos años, trabajando en un instituto a las afueras. La ciudad me encantaba, pero el trabajo y el país en sí no tanto.. Mucha suerte, Emma! (Si te interesa la vida por China, mi blog es enlaotrapuntadelmundo.com)

    Me gusta

  3. Hi Enma!
    Enhorabuena buena por el post: Brilliant!!
    Yo también he pasado alguna navidad en la Isla Gris y me he identificado mucho con tus palabras.
    Mucha suerte y mucho ánimo. Verás cuando pase el tiempo que la experiencia, por dura que sea, es muy enriquecedora y te servirá de mucho en tu vida.
    “No te rindas, por favor no cedas,
    aunque el frio queme,
    aunque el miedo muerda,
    aunque el sol se esconda y se calle el viento,
    aun hay fuego en tu alma,
    aun hay vida en tus sueños,”
    Un saludo,
    Ana xx

    Me gusta

  4. Buenas, me ha encantado leerte y también como escribes. Pero con el mayor respeto voy a ser políticamente incorrecto llevándote un poco la contraria, lo siento.
    Llevo casi cuatro años viviendo en este país, que son los mismos que llevo viviendo fuera del nuestro. Y no comparto la visión que tienes de ninguno de los dos. Quizás porque vengo de un rincón olvidado del norte, en el que desde luego el sol no sale por nuestra ventana cada mañana, y donde no sólo llueve en los días de melancolía. En los que por supuesto nunca aprovechamos para encerrarnos en casa con nuestra mantita de terciopelo. Si fuera así nunca pisaríamos la calle. Y quizás esta es la razón por la que casi nunca me siento reflejado en la colección de tópicos habituales, que ni adoro ni me definen.
    Creo que es muy injusto decir que en este país no aprecian a España o que no tienen vida o que les falta alegría. Nunca me han mirado con asco y nunca me han dado ganas de matar a nadie por no entender el idioma del país que me acoge. Tampoco es justo dar por sentado que todos los españoles vienen aquí a aprender y a trabajar honradamente. Nunca estaremos lo suficientemente agradecidos a los polacos y rumanos que vinieron detrás de nosotros a robarnos la fama de venir aquí a aprovecharnos de los muchos subsidios que el estado británico ofrece con solo poner un pie en el país. Aunque casi sería más correcto decir ofrecía, gracias entre otras muchas razones a eso de lo que en España muchos están tan orgullosos, y que supongo que también les define, y para lo que hasta nos hemos inventado una palabra: la picaresca. Pero que en otros muchos sitios se ve de forma muy distinta, simplemente es falta de solidaridad y una forma como otra cualquiera de aprovecharse del prójimo.
    Si que es muy cierto que muchos tienen una imagen muy distorsionada del país, pero no es menos cierto que es la que nos hemos empeñado en vender desde hace años para tratar de hacernos ricos con un turismo de ínfima calidad. Con muy poco orgullo seguimos consintiendo que tropas de ingleses incultos y maleducados (pero no más incultos ni más maleducados que los españoles incultos y maleducados) invadan nuestras costas para emborracharse, quemarse al sol y saltar desde los balcones. Si nos esforzásemos un poco más en contar la otra cara del país, la de verdad, otro gallo cantaría. Y bajo mi punto de vista eso sería patriotismo bien entendido. O dicho de otro modo, la diferencia entre ser patriota y patriotero.
    Es verdad que muchos días, muchos, acabo harto de sus costumbres y sus manías. Pero al final del día caigo en la cuenta de que no más harto de lo que acababa de muchas costumbres y muchas manías de muchos compatriotas cuando vivía y trabajaba en España. En el fondo, supongo, son las personas quienes hacen a los países. Y no los países a las personas.

    Feliz Navidad y que disfrutes del jamón y del turrón!

    Me gusta

    1. Muchísimas gracias por tu feedback y por supuesto tu opinión. Comparto contigo que generalizar es ponerse la zancadilla para conocer el mundo pero por desgracia me he encontrado ya unos cuantos casos de estereotipos cumplidos que me han llevado a escribir este artículo.
      Sería injusto admitir que este país no me ha acogido con una sonrisa y que a pesar de cumplir con muchos topicazos también hay gente adorable, pero en mi crítica procuraba centrarme más en el hecho de que España necesita un cambio, los españoles necesitamos recuperar el amor por nuestro país y la confianza y ganas para trabajar duro en ello, todos. Porque me he encontrado más de un caso de españoles que aceptan aquí condiciones insalubres solo porque es mejor de lo que pueden tener en España, que es nada.
      Pero te doy toda la razón y creo que es muy acertada tu visión de como nos hemos vendido, la imagen que damos y cómo nos comportamos. Pero yo creo que en el fondo todos sabemos que somos más que “paela, siesta y party” y por ello me motivé para escribir esta carta.
      De nuevo agradezco infinito tu comentario, me has hecho reflexionar mucho y me encanta.

      Un saludo.

      Emma.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s