Adáptate antes de que se haga de noche

Deshacer la maleta fue como desenterrar el tesoro en una nueva isla desierta. Debía elegir el nuevo sitio de cada cosa y hacerlo como un perrillo al olisquear un nuevo ambiente, despacito y con los ojos abiertos. Eso procuré al principio, pero lo cierto es que al final todo acabó tal cual estaba en la maleta (burruño incluído, burruÑÑÑÑÑÑO- ay que a gustito me he quedado). A día de hoy la maleta sigue haciendome compañía en el suelo de mi cuarto, no sé si es por la falta de espacio o para recordarme cada mañana que soy una nómada con fecha de caducidad.PicsArt_1445880101293

Dos maletas y una bolsa de viaje más tarde bajé a comer preguntándome donde estaría mi neceser y qué carajo habría hecho con mi pijama, ¿necesitaría hacer un inventario para encontrar mis braguitas para el día siguiente?

Una ensalada de pato me esperaba en la mesa junto a mi nueva hostmamá y a su hijo. Varios intentos de conversación fluída más tarde, terminé la ensalada con una gran expectación por saber qué me esperaría de segundo plato, cuando CL ( mi hostmamá) me preguntó:

  • ¿Quieres algo de fruta o estás llena ya? (Todo esto en inglés claro)

Ya sabía yo que comer no iba a ser lo mismo, sonreí resignada a una manzana del tamaño de una col de bruselas y me aventuré a conocer el famoso mercado.

La calle principal cortada, un montón de puestos y gente con bolsas de plasticurri de color verde. Todo parece ser igual, pero en los mercados en Inglaterra la gente no grita (al menos en este pueblo no lo hacen). No hay gitanas al sonido de: “Corre que me lo quitan de las manos niña” ni tampoco venden tomates y calabacines, eso si, si estás pensando en acudir al cementerio o ser romántico con tu chica, flores hay a punta pala, sobretodo rosas.

8pm de la tarde, silencio sepulcral. En la calle atisbo una pelota de cardo volador rondando en las aceras; el holocausto zombie ha llegado.

  • ¿Qué narices pasa en la calle? ¿La han cortado o algo? ¿Acaso pasa ahora la procesión del silencio?
  • Uff, pues prepárate para el invierno. Because here in winter the night comes at 4 o clock.
  • JAJAJA
  • (Silencio)
  • . . .

Es oficial Emmurriel querida, bienvenida a Crichu.

A la mañana siguiente comencé en mi maravillosa escuela cristiana. Al llegar me esperaban unos 12 estudiantes ansiosos por saber quiénes éramos las nuevas. Ni rastro de un made in Spain, ni uno; suizos a tuti plen, dos colombianos, cinco koreanos y un grupito de italianos a los que les hizo mucha ilusión que llegara una nueva española. Tardaría menos de 2 días en convertirme en la italiana adoptiva, “la ragazza ispagniola”.

Los primeros días en mi pueblo idílico fueron tranquilos, como lo fueron también los siguientes. Mi escuela parecía sacada de un anuncio de compresas versión inglesa donde todos son felices y sonrientes, es más, llega el punto en el que te planteas si están posando para la foto o si tú eres el ser más desgraciado de la tierra por levantarte cada mañana con dos bonitas ojeras y el pelo “descolocao”.

  • Debe de ser porque son muy cristianos_ me decía a mi misma.

Después de verles bendecir el bocata con lechuga del almuerzo me di cuenta: España quedaba lejos.

No encajé demasiado mal, y a día de hoy mis mejores amigos de “Crichu” son todos de mi escuela cristiana, pero las aventuras que viviría allí no habían hecho más que empezar.

  • Emma, Do you want to join us having a beer?
  • Much bettah if you commma con nuosotri

¿Cómo decir que no si lo más cerca del mediterráneo que voy a estar en este pueblo va a ser en la sección de congelados del súper y con los “ragazzi”?

  • Ok, lets have a beer… but just one…

Continuará.

Anuncios

3 comentarios en “Adáptate antes de que se haga de noche

  1. Enhorabuena y gracias por tu artículo Emma.
    Enhorabuena porque es, desde mi punto de vista, interesante, divertido y creo que muchos nos sentimos identificados con al menos parte de lo escrito; y gracias porque consigues sacarme una sonrisa en un momento de mi vida en que ando escaso de ellas.

    Me gusta

    1. Muchas gracias Rubén, eso procuro o intento al escribir y me alegra que así lo sintáis. Puedes seguir al tanto de las siguientes historias, espero que te saquen al menos una sonrisita de vez en cuanto. Ánimo y alegría en dosis bonitas 🙂

      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s